3 razones para comer mantequilla de cacahuete

En un momento dado, la col rizada acapara la atención, para ser suplantada por la siguiente cosa, ya sea el mache («mahsh») o la mantequilla de almendras. El nuevo alimento imprescindible se promociona en las redes sociales, se escriben recetas para él y se corona como el último secreto para la salud total, hasta que aparece el siguiente. Sin embargo, la mantequilla de cacahuete preferida en el patio del colegio parece tener poder de permanencia. Tal vez sea porque sigue siendo nutritiva, saciante, económica y, lo más importante, deliciosa.

3 razones para comer mantequilla de cacahuete

Crema de cacahuete

1. La mantequilla de cacahuete es grasa, pero en el buen sentido

Alrededor del 75 por ciento de las calorías de la mantequilla de cacahuete provienen de la grasa. Lo creas o no, es algo que hay que celebrar, no lamentar. Si eliges una marca que contenga grasa de cacahuetes y ninguna otra fuente de grasa añadida –sin aceite de palma ni aceite hidrogenado-, aproximadamente la mitad de las calorías de grasa que consumes proceden de grasas monoinsaturadas (MUFA). Esto es algo bueno.

Un estudio realizado con 63.442 mujeres y 29.942 hombres reveló que los AGMI procedentes de alimentos vegetales, como la mantequilla de cacahuete, parecen ser más eficaces para mantener a raya las enfermedades cardíacas que los AGMI procedentes de alimentos de origen animal. Otro estudio, publicado en la revista Journal of American College of Cardiology, sugiere que comer cacahuetes al menos dos veces por semana puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas hasta en un 23%. El estudio también demostró que la sustitución de las calorías procedentes de los carbohidratos refinados, las grasas saturadas y las grasas trans en la dieta por las calorías de los MUFA puede favorecer los niveles saludables de colesterol y la salud del corazón.

Crema de cacahuete

2. La mantequilla de cacahuete te da más proteínas

A menudo se pasa por alto en todo el alboroto de la mantequilla de anacardo y el tahini que la antigua mantequilla de cacahuete sigue reinando en el departamento de proteínas. Cada porción de 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete ofrece 8-9 gramos de proteína en comparación con 5-6 gramos de mantequilla de anacardo o tahini. No es suficiente para destronar a pesos pesados de las proteínas como el yogur griego o la pechuga de pollo, pero sí para convertirla en una fuente fiable y asequible de proteínas diarias.

Además, comer más proteínas de origen vegetal parece ser un aliado en la batalla contra la diabetes tipo 2. Una investigación publicada en el British Journal of Nutrition siguió a personas que sustituyeron al menos una parte de las calorías diarias que obtienen de la proteína animal por calorías procedentes de plantas. Los investigadores descubrieron que con sólo consumir el 1 por ciento de sus calorías diarias procedentes de plantas como los cacahuetes, los participantes podían reducir su riesgo de diabetes tipo 2 en un impresionante 18 por ciento.

3. La mantequilla de cacahuete aumenta sus micronutrientes

Comer mantequilla de cacahuete, rica en nutrientes, es también una buena manera de aumentar la ingesta de varias vitaminas y minerales importantes, como la niacina, la vitamina E, el fósforo, el manganeso y el magnesio. Las personas que aumentan su ingesta diaria de magnesio durante tres meses pueden reducir su presión arterial en varios puntos porcentuales sin hacer otros cambios en su dieta, según un estudio publicado en la revista Hypertension. El estudio señala que el magnesio relaja los vasos sanguíneos, lo que aumenta el flujo sanguíneo y, a su vez, disminuye la presión arterial.

Pero hay que tener cuidado, porque muchas marcas de mantequilla de cacahuete pueden estar llenas de azúcar. Busca marcas que no contengan más que cacahuetes y quizás un toque de sal en la lista de ingredientes. Como puedes imaginar, las mantequillas de cacahuete con sabor suelen estar endulzadas.

Ahora que ya sabes por qué deberías dar la bienvenida a la mantequilla de cacahuete en tu cocina, no tardes en ir a comprarla y agregarla a tu dieta.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.