Come como un Fisicoculturista de los años 70

El siguiente artículo ha sido escrito por el gran Ric Drasin. Se ha traducido y adaptado.

Dicen que somos lo que comemos. Nunca se ha dicho una palabra más cierta y puedes mirar a tu alrededor y saber quién come bien y quién no. Miro a la sociedad actual y veo la obesidad a mi alrededor, desde los niños hasta los adultos. Los reality shows de la televisión están apareciendo con programas como The Biggest Loser, Jillian Michael’s Losing It y especiales sobre la obesidad y la diabetes.

Come como un fisicoculturista de los años 70

Así es como puedes beneficiarte de algunos hábitos alimenticios de la vieja escuela.

No recuerdo haber visto tanta cobertura sobre el peso en los años 70, ya que entonces no era un problema tan grande, o al menos no aparecía en los medios de comunicación. Hoy en día hay más gente que va deprisa y quiere comer rápido, así que eligen esos productos llenos de azúcares y grasas y no se paran a analizar lo que contienen y lo que les harán. Algunos ganan 20kg en poco tiempo y no se dan cuenta hasta que están ahí. Entonces van a por sus segundos 20kg

Cuando estaba en la escuela, teníamos cafeterías que se enorgullecían de sus comidas y eran cocinadas por ancianitas en la parte de atrás. Cada comida era equilibrada y venía con mucho sabor también. Las escuelas de hoy empaquetan las comidas y las meten en máquinas expendedoras para los niños. Es un proceso que no se piensa.

Empecé mi dieta de fisicoculturista para la dieta de los años 70 en los años 60, así que se podría decir que me adelanté a mi tiempo. Pero, obtuve la mayor parte de mi información leyendo revistas de musculación, que la persona media nunca leería e incluso se reiría de mí por hacerlo. Estos artículos iniciaron mi estructura para comer bien y obtener resultados en mi cuerpo.

La dieta principal para un físico culturista en los años 70 era alta en proteínas y baja en carbohidratos. Era proteína para construir el músculo y menos carbohidratos para reducir la grasa corporal. Tenía mucho sentido para mí y para los demás que entrenaban. Sin embargo, cuando intentabas explicárselo a alguien en la calle, se convertía en una discusión sobre cómo les gustaba comer todos los demás alimentos. No era un caso de gusto o disgusto, sino que comíamos para obtener resultados aunque no nos gustara la comida.

La teoría de Rheo H. Blair

Esta dieta comenzó hace mucho tiempo, tal vez incluso más allá de los años 50, pero recuerdo que en 1967 muchos de los culturistas en la playa bebían envases de un litro de leche extra rica o incluso crema. Algunos iban a restaurantes y se bebían la crema directamente de los envases en las mesas. Esto era bastante extremo pero lo hacían. La razón de esto era, por supuesto, la proteína extra y el contenido de grasa para la energía, que voy a explicar en este artículo.

Los suplementos se estaban abriendo paso por aquel entonces y las principales cosas que se tomaban eran píldoras para el hígado que eran extremas para crear gases estomacales y proteína de soja, que realmente no funcionaba tan bien. Algunos de nosotros añadíamos leche en polvo a nuestra leche normal para obtener más proteínas. También veía latas de proteínas en los estantes de las tiendas, pero la ortografía era PROTEEN. Nunca estuve seguro de lo que contenían, así que no las probé. Pero, sí usé polvo de pescado deshidratado ya que se consideraba proteína pura. No era fácil de digerir y sabía a vómito pero tenía su valor.

Dependíamos más de los alimentos «reales» como la siguiente dieta y esto era muy básico:

  • Desayuno – Hamburguesa de ternera y 3 huevos, requesón y vitaminas.
  • Almuerzo – Pollo o pescado, o hamburguesa de ternera, ensalada pequeña, opción huevos y requesón. O atún.
  • Merienda – Lata de atún o pechugas de pollo o bebida proteica.
  • Cena – Filete, o Pollo con ensalada pequeña, requesón y gelatina sin azúcar y verduras.
  • Hora de acostarse – Tortilla de queso

Esto se consideraba alto en proteínas y bajo en carbohidratos, las grasas provenían de los huevos y el queso y para algunas de las otras personas, leche o crema extra rica. De hecho, se suponía que debíamos mezclar nuestras proteínas con nata, que era la teoría de Rheo H. Blair.

Rheo tenía sus propios suplementos que eran caros pero que se consideraba que daban resultados a culturistas como Larry Scott y Don Howarth por nombrar un par.

Comer para obtener energía

Las grasas se utilizaban para quemarlas como energía en el gimnasio y no se almacenaban en el cuerpo como grasa, mientras que los carbohidratos se almacenan como grasa y se queman después. Necesitarías una cierta cantidad de calorías para quemar y la grasa las aumentaría. Pero, ir sin carbohidratos durante largos periodos de tiempo puede agotar tu cuerpo y tu cerebro y puede enfadarse mucho.

Necesitas algo de azúcar y un día a la semana estaba bien salirse de la dieta y tener un día de comida chatarra. Este día, para muchos, solía ser el domingo, cuando podíamos comer lo que quisiéramos durante todo el día. La creencia era que no se puede engordar en un día. Todo lo que comas pasará y no se pegará, pero retendrá agua, por lo que el lunes podrías haber subido de peso 5 libras o más y volver a la normalidad el miércoles.

Siempre esperábamos con ansias los domingos, ya que muchos de nosotros nos tragábamos pizzas enteras, medio galón de helado, galletas, pasteles de queso, espaguetis y albóndigas y casi todo el azúcar que podíamos encontrar. Incluso llegué a chupar las migas de galleta de la caja vacía. Era un antojo incontrolable que en realidad no era nada saludable.

Recuerdo que por la noche me arrastraba de la mesa de la cena tan hinchado que apenas podía caminar. Este era el caso de muchos, pero al día siguiente volvía a la dieta.

Muchos de nosotros comíamos en ‘smorgys’, lugares de todo lo que puedas comer, de hecho el cartel decía «todo lo que puedas comer». Nos comíamos hasta 12 trozos de pollo de una sola vez para conseguir las proteínas. Algunos de los chicos traían sus bolsas de deporte y papel de aluminio y sacaban a escondidas otra docena de pechugas de pollo para después. Pronto la dirección estaba perdiendo dinero y disuadió a todos los culturistas de entrar y cambió el cartel a «lo mejor que puedas comer».

En el mundo actual se nos pide que vigilemos las grasas por los problemas de corazón y arterias y la acumulación de colesterol. Esto tiene mucho sentido y creo que todo debe hacerse con moderación.

Dietas de moda

Las dietas de moda aparecieron más tarde, en los años 70, como la dieta de Atkin o la dieta de la Zona, que eran imitaciones completas de nuestra dieta de culturismo. Intenté explicar esta dieta a varias personas por aquel entonces, pero se sintieron más convencidas al leer sobre ella cuando se convirtió en la dieta de Aitkin. Supongo que no creían que los culturistas supiéramos mucho.

Creo que algunos de los mayores problemas de esta dieta eran los cambios de humor por sentirse hambriento de carbohidratos y también la eliminación por el alto contenido de proteínas y la ausencia de volumen. Los cambios de humor podían revertirse con un poco de azúcar y la eliminación se equilibraba tomando una forma de fibra al menos una o dos veces al día.

En una dieta como esta, puedes conseguir estar muy delgado y musculoso en un corto período de tiempo pero, si la reviertes y vuelves a comer carbohidratos, tu cuerpo tenderá a ponerse pesado y a explotar mucho más allá de donde estabas cuando empezaste. Las células de grasa no desaparecen, sino que se reducen en tamaño, por lo que cuando las alimentas de nuevo, se inflan al tamaño original y más grande.

A lo largo de los años he descubierto que es mejor hacerlo con moderación. No más días de chatarra, sino un poco de carbohidratos cada pocos días. No engordo y puedo mantenerme duro además de mantener mi cordura. No como mucho y espacio mis comidas como lo hacía antes. Si siento que un kilo o dos comienzan a subir, entonces reduzco aún más pero siempre trato de mantenerme donde me veo bien en el espejo. La báscula no dice la verdad, porque puedes perder peso y seguir viéndote gordo, pero el espejo no miente.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.