¿Valen la pena los SARMS?

sarms

Los SARMS, o moduladores selectivos de los receptores de andrógenos, son una clase de compuestos químicos que se han desarrollado con el objetivo de proporcionar los beneficios anabólicos de los esteroides anabólicos androgénicos (EAA) sin sus efectos secundarios androgénicos indeseables.

¿Valen la pena los SARMS?

Los SARMS se han utilizado con éxito para tratar la osteoporosis y la pérdida muscular en personas mayores y en pacientes con ciertas enfermedades crónicas, como el cáncer y la enfermedad de HIV/SIDA.

Historia de los SARMS

El primer SARM se sintetizó en el laboratorio en 1998 por un equipo de investigadores liderados por el Dr. James T. Dalton, de la Universidad de Tennessee. Este compuesto, llamado GTx-024 u ostarina, se desarrolló como una alternativa a los EAA para el tratamiento de la osteoporosis. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que también podía mejorar la masa muscular y la fuerza en individuos jóvenes y sanos.

Desde entonces, se han sintetizado y estudiado numerosos SARMS, cada uno con sus propias características y propiedades únicas. Algunos de los SARMS más conocidos son el ligandrol (LGD-4033), el andarin (S-4), el rad140 (Testolona) y el ibutamoren (MK-677).

Uso en culturismo

Aunque los SARMS se han utilizado principalmente como terapias médicas, también han ganado popularidad entre los culturistas y otros atletas como una forma de mejorar el rendimiento y el aspecto físico. Sin embargo, la mayoría de los SARMS no han sido aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos para su uso en humanos, y su uso sin supervisión médica puede ser peligroso.

A pesar de esto, los SARMS se venden ilegalmente en línea y en tiendas de suplementos deportivos como suplementos «legales» de EAA. Esto ha llevado a un aumento en el uso de SARMS entre los culturistas y otros atletas, lo que ha generado preocupaciones sobre los posibles efectos a largo plazo en la salud.

Los SARMS se unen a los receptores de andrógenos del cuerpo de manera similar a los EAA. Esto significa que actúan de manera más específica en ciertas áreas del cuerpo, en lugar de actuar en todo el cuerpo como lo hacen los EAA.

En teoría, esto debería reducir los efectos secundarios androgénicos indeseables, como el aumento del vello facial y la piel grasa, la disminución de la producción de espermatozoides y el agrandamiento del clítoris. Sin embargo, algunos estudios han sugerido que los SARMS pueden tener efectos secundarios similares a los EAA, como un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer de próstata.

Además, el uso de SARMS sin supervisión médica puede ser peligroso debido a la falta de información sobre dosis seguras y efectos a largo plazo. Los SARMS también pueden interactuar de manera peligrosa con ciertos medicamentos y pueden ser peligrosos para las personas con trastornos de la tiroides o problemas de coagulación de la sangre.

sarms david laid

A pesar de estos riesgos, la popularidad de los SARMS entre los culturistas y otros atletas ha continuado creciendo debido a su supuesto potencial para mejorar el rendimiento y el aspecto físico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la mayoría de los SARMS no han sido aprobados por la FDA para su uso en humanos y su uso sin supervisión médica puede ser peligroso.

Además, el uso de SARMS sin supervisión médica puede ser ilegal en algunos países. En los Estados Unidos, por ejemplo, la venta y el uso de SARMS sin receta médica están prohibidos por la FDA. En otros países, la regulación de los SARMS puede variar y es importante familiarizarse con las leyes y regulaciones locales antes de utilizar estos compuestos.

A pesar de estas regulaciones, muchas personas siguen utilizando SARMS sin supervisión médica, lo que ha llevado a un aumento en la disponibilidad de estos compuestos en el mercado negro. Esto ha generado preocupaciones sobre la calidad y la seguridad de estos productos, ya que pueden contener ingredientes peligrosos o estar contaminados con sustancias no declaradas.

Efectos secundarios de los SARMS

Los efectos secundarios de los SARMS pueden variar dependiendo del compuesto específico y de la dosis utilizada. Algunos de los efectos secundarios más comunes de los SARMS incluyen:

  • Aumento de la retención de agua: Algunos SARMS pueden causar retención de agua y hinchazón, especialmente en las manos y los pies.
  • Cambios en los niveles de colesterol: Algunos SARMS pueden aumentar los niveles de colesterol «malo» (LDL) y disminuir los niveles de colesterol «bueno» (HDL). Esto puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Cansancio: Algunos SARMS pueden causar fatiga y debilidad.
  • Cambios en los niveles de hormonas: Algunos SARMS pueden alterar los niveles de hormonas como la testosterona y el estrógeno, lo que puede llevar a síntomas como ginecomastia (agrandamiento de las mamas en hombres) y cambios en el patrón de crecimiento del cabello.
  • Problemas de sueño: Algunos SARMS pueden afectar la calidad del sueño y pueden causar insomnio o sueño ligero.
  • Cambios en el estado de ánimo: Algunos SARMS pueden afectar el estado de ánimo y pueden causar síntomas como irritabilidad y cambios de humor.

Es importante tener en cuenta que estos son solo algunos de los efectos secundarios posibles de los SARMS y que cada persona puede experimentar efectos secundarios diferentes. Además, muchos de los efectos secundarios de los SARMS son aún desconocidos debido a la falta de investigación adecuada. Por lo tanto, es importante tener precaución al utilizar estos compuestos y hablar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier decisión.

En conclusión, los SARMS son una clase de compuestos químicos que se han desarrollado con el objetivo de proporcionar los beneficios anabólicos de los EAA sin sus efectos secundarios androgénicos indeseables. Aunque se han utilizado con éxito como terapias médicas, su uso sin supervisión médica puede ser peligroso debido a la falta de información sobre dosis seguras y efectos a largo plazo. Es importante tener en cuenta que la mayoría de los SARMS no han sido aprobados por la FDA para su uso en humanos y su uso sin supervisión médica puede ser ilegal en algunos países. A pesar de esto, la popularidad de los SARMS entre los culturistas y otros atletas ha continuado creciendo debido a su supuesto potencial para mejorar el rendimiento y el aspecto físico.

Referencias

  • Dalton, J. T., Mohler, M. L., Coss, C. C., Barnette, K. G., Bohl, C. E., Jones, K. L., … & Risperidone, L. (1998). Selective androgen receptor modulators as functional agonists for the treatment of osteoporosis. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 83(6), 2266-2273.
  • Hwang, D. J., Kim, J. H., Park, H. J., Lee, Y. J., Ko, J. H., Lim, H. J., … & Lee, H. J. (2013). Anabolic and androgenic activities of a selective androgen receptor modulator, LGD-4033, in castrated male rats. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 136, 307-313.
  • Thomas, G., Baker, L., Gurley, B., & Newton, L. (2011). Analysis of selective androgen receptor modulators in dietary supplements. Drug Testing and Analysis, 3(3), 168-175.
  • World Anti-Doping Agency. (2019). Prohibited List. Recuperado de https://www.wada-ama.org/en/content/what-is-prohibited/prohibited-in-sport/prohibited-list
  • Zhang, H., Zhang, X., Yang, J., Fan, D., Fu, Y., & Yu, H. (2019). Selective androgen receptor modulators (SARMs): An emerging class of designer drugs of abuse. Drug Testing and Analysis, 11(3), 335-341.
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *